Cómo manejar pequeños derrames de aceites

La utilización de materiales no apropiados para el manejo de derrames de aceites lubricantes es muy común y en este artículo tocaremos puntos importantes. Recuerda que los residuos peligrosos,  requieren una disposición adecuada.

Lo que se necesita es un material oleofilico para la contención, absorción y retención de pequeños derrames de aceite y otros hidrocarburos que pueden llegar al suelo, producto de diversas actividades productivas. Ya que este material permite además de su reutilización, retiene 3,5 veces su peso bajo condiciones de saturación facilitando de igual forma la recuperación del aceite absorbido.

El material más común utilizado es el aserrín, sin embargo no permite la recuperación del aceite y por consiguiente aumenta la cantidad de residuos, así que no lo recomendamos a menos que sea muy necesario y que sepas que ese aserrín se vuelve de inmediato en un residuos  peligroso sólido.

Recomendaciones para Tratar un derrame pequeño

  1. Adecuar las zonas en las que se manipula el aceite y/o sus recipientes, ubicando bandejas y rejillas de tal forma que la operación se realice sobre ellas, y se eviten así los derrames sobre el suelo.
  2. Capacitar al personal para promover la prevención de derrames y goteos sobre el suelo, así como la correcta realización de las operaciones de manipulación del aceite sobre las zonas adecuadas para tal fin.
  3. Eliminar el uso de materiales no apropiados como el aserrín y trapos para el manejo y limpieza de derrames de aceites. Ya que estos son fuente generadora de residuos sólidos peligrosos.
  4. Adquirir tela oleofilica para el manejo de los pequeños derrames o goteos de aceite accidentales y capacitar al personal sobre su utilización.

Otras consideraciones importantes a tomar

  • Las toallas son indicadas para el manejo de pequeños goteos generados en válvulas u otros elementos. En este caso las toallas se colocan sobre el derrame par que absorba el aceite.
  • Una vez la tela se ha saturado ésta debe escurrirse sobre un recipiente para facilitar la recuperación del aceite recogido.
    El uso de serpentines permite el manejo de derrames pequeños mediante la limitación y encerramiento del líquido, para evitar su diseminación en grandes áreas y facilitar su recuperación.
  • Ubicar la tela en zonas de la empresa cercanas a aquellas en las que existan riesgos de goteo o derrame de aceite
  • Realizar un seguimiento a la generación de derrames y goteos y registrar la cantidad de aceite recuperado con el fin de facilitar el desarrollo de acciones preventivas y evitar desperdicios y excesos en la utilización de este material.
Gestión integral de residuos peligrosos

Deja un comentario